Olga Hueicha

¡Por Dios Señor que lo quiero! Por eso a la gente joven le digo… que esta no es una casa cualquiera, esta es una casa de bendición…y Jesús Nazareno igual”.

“Por Él estoy todavía viviendo. ¡Gente así tanto ya no hay que tengan tantos años! Siempre le digo cuando me quiera llevar que me lleve, pero mientras yo pueda que me tenga nomás… y aquí estoy, con mis 88 años.  Hay que rezar, hay que pedirle algo, darle gracias…. pedirle que a uno lo acompañe.”