Julia Guerra

en

Devota y peregrina de la Virgen de Las Peñas:

“Para mí venir aquí a la Virgencita de Las Peñas es una necesidad, es algo que me atrae. Ella tiene un imán conmigo. No importa que tenga que pasar el río, que esté de noche, yo tengo que llegar a verla. Recién cuando llego, vuelvo a respirar y le digo: Ya estoy aquí mamita”.